logo

Teresa Gallo

Teresa1Teresa se destaca en nuestra comunidad por ser una persona emprendedora, servicial, de alta calidad humana y envidiables dotes culinarias, especialmente cuando de preparar nuestra comida colombiana se trata. Gracias a su empuje y dedicación, contamos en Calgary con el restaurante Colombian Flavor, el cual abrió paso a otros colombianos a crear sus propios negocios, entre los cuales se encuentran Unimarket y D'l Valle. Todos ellos han posicionado el Heritage Flea Market como el primer aglomerado comercial y punto de encuentro colombiano y latino en Calgary.

"Nací en Bogotá, mi padre (q.e.p.d) de origen paisa fue autodidacta. Realizó estudios de Economía en la Universidad Autónoma de Bogotá, fue siempre un ser ejemplarizante de quien heredé la fortaleza para salir adelante en todo lo que emprendo. Mi madre Santandereana entregada a su hogar, muy estricta, le debo muchisimos valores, quien no permite aguas tibias aún a su edad, sin embargo llora cada vez que tenemos que separarnos, o que sabe que algo anda mal en mi vida, la mejor consejera y consentidora de las mamas.

Tengo 3 hijos Nestor Julian de 33 años es Ingeniero Forestal, profesión realizada en Colombia, cambió la Ingeniería por el Trabajo Social que culminó en la universidad de Montreal, realiza actualmente un postgrado en su actual profesión. Mauricio de 30 años cursó estudios de derecho en Colombia, estudia en la Universidad de Quebec una carrera afin al derecho, casado con Colombiana quienes nos harán abuelos nuevamente para el 2010 y Dario el menor vive aca en Calgary, cursó 5 semestres de Ingenieria Ambiental en Colombia, su deseo es estudiar alguna carrera en el area de las humanidades, casado con una joven Canadiense y padre de nuestra primera nietecita; Dario nos convenció que Calgary era uno de los mejores vivideros de Canadá y por él vivimos aca.

Casada con Livingston Roman, estudiamos derecho en el alma mater de la Universidad Libre de Colombia, compartimos el mismo salón, el mismo pupitre, el mismo trabajo, pero somos totalmente diferentes, yo soy rumbera, me encanta la vida social, soy mas lanzada a la aventura, me acoplo con facilidad a los cambios, contrario a él no le gusta el baile, es sedentario, muy calculador, es mi freno de mano, claro que aunque siempre dice no, yo termino conveciendolo asi despues me diga "te lo Dije". Lo Amo y le pido a Dios nos permita llegar a viejos juntos.

Vamos a Cumplir 10 años en Canadá, tuve la oportunidad de colaborar en la salida de muchos compatriotas

cuando Canadá abrio puertas para el refugio a nuestro país e ironicamente los Embajadores de Turno me pronosticaron que yo terminaría acá, situación a la que siempre le temí, no queria dejar mi pais, mi familia, mi profesión, mis amigos; soñaba con poder pasar mi vejez en la finca que fuimos contruyendo con Livingston poco a poco en cercanías a Bogota, a la que casi todos los viernes nos ibamos a disfrutar. Quizas en el fondo llevamos el amor al campo donde se criaron nuestros padres, nos deleitabamos cada vez que salía la primera fruta de los arboles que sembramos, pareciamos recien enamorados viendo a los pajaritos organizar sus nidos, no queríamos dejar eso que nos llenaba de vida; pero cuando nuestra vida corrió peligro, colocamos en la balanza que les convenía más a nuestros hijos y a nosotros, fue una decisión dificil porque mis padres y mis hermanas me dieron un rotundo no. Finalmente salimos de Colombia y tuvimos que partir como muchos otros.

Siempre mi instinto me guió para que mis hijos estudiaran ingles en Londres y en Colombia, asi fue que ellos llegaron con esa fortaleza, mientras que Livingston y yo con la gran debilidad de la barrera del idioma.
Yo no soy la excepción de los inmigrantes refugiados, quienes la gran mayoría sin importar la profesión, empiezan en trabajos no calificados. Lo primero que hicimos fue hacer aseo, nunca le conté a mi esposo quien llego unos meses despues, que mis hijos y yo hacíamos aseo, de ser asi jamas se hubiera venido.

Con la suerte y las oraciones de nuestros padres, después de 3 meses, un colombiano que llevaba mas de 40 años en este pais, me ofrecio trabajo en la oficina, me dio carro, trabajé con excompañeros de Colombia quienes llegaron en las mismas condiciones nuestras; los muchachos jovenes son esponjas para adaptarse a los idiomas, al cambio etc, por tanto ellos empezaron a salir muy rapido de sus horas de Francisación, empezaron a estudiar, consiguieron buenos trabajos y ya nuestra vida comenzó a cambiar favorablemente.

Salimos de una pequeña ciudad junto a Ottawa y nos radicamos en Montreal, compramos casa, vivíamos muy bien hasta que tuvimos que viajar primero yo y luego Livingston a Colombia, pues nuestras mamás se enfermaron de cancer, y claro perdimos nuestros trabajos porque para muchos aca nosotros los latinos somos muy sentimentales.

Fue cuando apareció el boom del petróleo en esta provincia, y Dario nos aconsejó que aca encontraríamos trabajo con mas facilidad, y por supuesto aproveché el momento del viaje de mi esposo para venir a visitar a mi hijo y a su vez verificar todo lo que hablaban de esta provincia.

Tengo que confesar que lo que me impactó fue primero no encontrar montañas de nieve y segundo haber conocido Las Rocosas, encontrar montañas de verdad. Cuando Livingston me preguntó como me había parecido yo le dije te voy a contestar como dijo el Presidente Samper en el Proceso 8000 "Yo estoy aqui y aqui me quedo".

Encontré personas maravillosas como Ana Maria Gonzalez y Esposo, quienes me hospedaron en su hogar, a Bety Calero y Guillevardo los que con anterioridad por teléfono me exhortaron a venir, a Claudita y Guillermo, a Sandra y Harol quienes fueron nuestros guias y me colaboraron en muchas cosas. a Marina Stuar quien me llevó a conocer el flea market y a ser mi interprete para iniciar mi pequeño restaurante; pues uno de mis hobbys siempre fue la cocina. Me encantaba invitar amigos a la finca y prepararles platillos tipicos. Tambien encontré apoyo grandisimo con don Luis y su esposa propietarios de la Tiendona quienes sin conocerme me fiaron muchos productos para abrir Colombian Flavor.

Sin duda en Calgary nos hemos sentido mejor, nuestro negocio nos ha permitido conocer y departir con compatriotas excelentes, sentimos que es una colonia Colombiana mas unida que otras, disfrutamos con ellos como cuando Marinita trae artistas Colombianos, Cristian empieza a preparar fiestaval, o escuchamos a Alex en su Reventon, o leemos la Prensa dirijida por mi colega Cesar, o simplemente nos encontramos con los muchachos de Unimarket trayendo productos que añoramos de Nuestra Madre Patria.

Siento que es una sola familia; pues cada dia llega una persona a darme el sentido pesame, por el fallecimiento de mi padre, hasta la colonia venezolana que visita el restaurante compartió conmigo el dolor.

Encuentra uno personas maravillosas, como Cesar Castillo y Deniz Cabarcas, una pareja ejemplar, nos entregan parte de su tiempo para que los demas Colombianos disfrutemos de un medio de comunicación entre nosotros.

Gracias por darme la oportunidad de contar una Historia de vida. Abrazos Fraternales"

FacebookTwitterGoogle Bookmarks